La magia de viajar con Rentarte

Descubriendo la magia de Jericó con Rentarte

El camino nos lleva hoy a un nuevo destino, en este caso al Suroeste Antioqueño, a un pueblo patrimonio a aproximadamente 3 horas de Medellín, la “Atenas del Suroeste”, un lugar lleno de cultura que se refleja en su gente, Jericó. 

A este pueblo, considerado uno de los más hermosos de Antioquia, se llega desde Medellín saliendo por el sur, comienza el viaje en un vehículo de Rentarte por la vía a Caldas, pasamos por Amagá, Bolombolo y demás paisajes antioqueños que hacen que el viaje sea más corto gracias a su belleza única.

Al llegar descubrimos que planes es lo que hay para hacer en Jericó, por ende, te recomendamos organizar muy bien un cronograma para que puedas sacarle el máximo provecho. Una buena opción es comenzar por el Jardín Botánico, un lugar mágico, lleno de vida, un espacio de ensueño para relajarse y conectarse con la naturaleza. Entrar al Jardín Botánico es como ingresar a un micro mundo, pues está muy cerca del parque principal, sin embargo, se vive la naturaleza en su máximo esplendor: senderos ecológicos, variedad de flora, fauna, puentes, lagos y kioscos para disfrutar en familia. Sin duda este es un plan que no puede faltar cuando visitas Jericó.

Otro infaltable cuando hablamos de las montañas antioqueñas, es el café, y en Jericó podrás vivir esta experiencia,  por eso no puedas dejar de visitar Don Rafa, un lugar donde se comparte la pasión por el café, la siembra, la cosecha y el gusto. Allí se puede aprender más a fondo sobre la historia cafetera del lugar, la tradición y el proceso. Si algo nos demuestra Don Rafa es que un café sabe mucho mejor si va directamente de la finca a la taza. 

¿Y es que en este pueblo no hay iglesia? Sí, y no cualquiera, una rosada. Este templo, único en su especie, tiene un llamativo color rosado que la ha vuelto icónica. Se trata de la Iglesia de la Madre Laura, un lugar que sí o sí hay que visitar, pues su estética y su arquitectura la hacen única, ¿o habías visto una iglesia rosada antes? 

Y no nos podíamos quedar sin vivir el pueblo en su máxima expresión, por eso, visitar el parque principal siempre va a ser un buen plan, allí se alcanza a percibir su vibra y su gente, simplemente sentándose a tomarse un café y comerse un postre se siente el verdadero Jericó y se entiende el porqué es uno de los pueblos más lindos de Antioquia. 

Uno de nuestros últimos lugares para visitar fue el mirador. Allí es donde realmente nos dimos cuenta de que Jericó está lleno de vida, de naturaleza y de color en cada rincón. Paisajes únicos y una vista panorámica que nos permiten apreciar el pueblo como un todo, ese patrimonio entre montañas lleno de historias, colores y gente tan radiante como sus calles.

Reserva tu vehículo ahora

Chatea ahora