Vuelta a oriente con Rentarte, una vuelta inolvidable

En Colombia se pueden hacer gran variedad de rutas de viaje con el fin de visitar lugares espectaculares, entre esas rutas está la vuelta a oriente, un paseo que empieza en la ciudad de Medellín y nos lleva a través del oriente antioqueño. Es importante tener un buen carro que responda a la necesidad de la ruta, ya que puede haber lugares donde las vías no estén en el mejor estado y un vehículo que no cumpla con los requisitos podría dejarnos tirados a mitad del paseo, en Rentarte de Autolarte te rentamos el carro perfecto de Chevrolet para que disfrutes del paseo sin problemas.

Empezamos la ruta subiendo por las Palmas en dirección a El Retiro, en el camino nos encontraremos el Salto del Tequendamita, este lugar es una hermosa cascada natural donde se puede apreciar la naturaleza y es ideal para disfrutar junto a la familia acompañada de un buen tinto. 

Después continuamos el viaje en nuestro carro hacia El Carmen de Viboral, es un viaje largo, pero con un Chevrolet de Rentarte solo se disfruta el paseo de principio a fin. El Carmen es un pueblo del oriente antioqueño muy famoso por sus artesanías en porcelana donde podremos deleitarnos con hermosas piezas originales que elaboran las personas de allá.

Tras disfrutar de una tarde en El Carmen de Viboral, vamos a finalizar el paseo yendo a San Antonio de Pereira, queda muy cerca a Rionegro, es un pueblo muy bonito que debe su nombre a una indígena que encontró una imagen de San Antonio en un río llamado La Pereira. En este pueblo son muy famosos los postres que preparan, todos los fines de semana se llena de personas de Medellín y de todo el oriente antioqueño buscando llevarse alguno de estos deliciosos manjares. Luego de disfrutar un buen postre empezaremos la ruta de vuelta hacia Medellín

Al ser lugares tan hermosos, con muestras artesanales y gastronómicas tan variadas, es seguro que llevarás muchos recuerdos de vuelta a casa, pero no te preocupes que con nuestro Chevrolet de Rentarte tendrás todo el espacio necesario para poder cargar todos los recuerdos que quieras llevarle a tus familiares y amigos.

¿Qué estás esperando para hacer tu viaje soñado? De la mano de Rentarte de Autolarte podrás ir a donde quieras, cuentas con los mejores vehículos para renta de la marca Chevrolet, réntalos con total confianza pues te llevarán a donde quieras llegar sin ningún problema. 

Por fin llegó el día del paseo, la noche anterior casi que no me duermo de la emoción. Nos despertamos a las 6 de la mañana para que nos rindiera porque en el oriente antioqueño hay mucho para hacer y no queríamos perdernos nada.

Arrancamos a las 7 de la mañana por Palmas en dirección a El Retiro, el viaje hacia allá fue hermoso, se ven unos paisajes increíbles atravesando un camino serpenteante que nos lleva por todo tipo de parajes antes de llegar al pueblo. Nos habían dicho que las casas típicas antioqueñas allá son hermosas, además la historia de doña Javiera Londoño, siendo la primera persona en liberar esclavos en América y el mundo, nos había llamado mucho la atención. Llegamos con ganas de un desayuno bien paisa, una arepa con mantequilla y quesito, huevos revueltos, un chocolate bien caliente y por qué no un choricito para terminar de llenar el tanque antes de continuar el paseo. 

De acá arrancamos para La Ceja, en el lugar que desayunamos nos dijeron que visitáramos el Salto del Tequendamita que es una cascada natural donde se puede apreciar la naturaleza acompañado de un tintico apenas para el frío. Luego de la parada técnica continuamos hacia La Ceja, cuando llegamos nos sorprendió lo construido y grande que es, pensábamos que era más pequeño, es un pueblo muy animado y la iglesia es muy bonita. En La Ceja nos quedamos a almorzar, había mucho por ver y por hacer, la recorrimos de arriba a abajo. Después de una bandeja paisa bien cargada al almuerzo, decidimos continuar con el recorrido.

De La Ceja seguía San Antonio de Pereira, un pueblito muy lindo cerca a Rionegro, de allá nos habían contado que los postres que preparan son deliciosos y muy famosos, entonces, ¡cómo no aprovechar la oportunidad para probarlos!. Entramos a la iglesia, nos tomamos un tintico en el parque donde conocimos a un señor que nos contó que el pueblo se llamaba así porque una indígena nativa del lugar encontró una imagen de San Antonio en las orillas de un río llamado La Pereira. Luego de tan interesante historia decidimos tomar la ruta de vuelta a Medellín pues la tarde ya iba acabando y nos iba a coger la noche.

Bajando hacia el valle mientras hablaba con mi familia de lo bien que la pasamos en el paseo, mi hijo me hizo caer en cuenta de algo, había un gran protagonista en el viaje al que no le habíamos dado el crédito que se merecía pues nunca nos dejó tirados, respondió a las necesidades del camino sin problema alguno, ese gran amigo, ese gran héroe del paseo al que le debíamos un viaje fluido y sin inconvenientes era el carro que alquilamos con Rentarte de Autolarte, una verdadera maravilla. 

Reserva tu vehículo ahora

Chatea ahora